Busca:
Síguenos:
Se comen parte del Estero de Urías; construyen viviendas y hasta un embarcadero

Se comen parte del Estero de Urías; construyen viviendas y hasta un embarcadero

Esto lo advirtió PROFEPA, quien dijo que actuará de manera legal contra quien resulte responsable ante la Procuraduría General de la República (PGR)

Mazatlán, Sinaloa (Reacción Informativa).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) anunció que actuará legalmente ante el relleno tipo “hormiga”, que se está llevando a cabo en el Estero de Urías, causado por los invasores que le están ganando metros al agua.

Y es que los habitantes que se encuentran en los márgenes del cuerpo de agua, han estado rellenando con escombro, tierra y demás materiales para aplanar la zona, y sobre ello, construir casas de madera, lámina y cartón.

Estero Urias6

Y no sólo eso, ya que en otras áreas junto al Estero de Urías se está construyendo hasta un embarcadero, utilizando estos mismos materiales para hacer más estable el fango y sus embarcaciones puedan estar sin ser arrastradas.

Gracias a la ayuda de un drone que sobrevoló esta área, se constató que día con día se está rellenando de manera constante.

Al realizar estos rellenos ilegales han acabado con el mangle y con el cuerpo de agua, por lo que la PROFEPA irá contra quien o quienes resulten responsables de estos actos.

Estero Urias1

En total son más de 1 mil 100 metros cuadrados de afectación, dividida en 7 predios diferentes en las colonias Quinta Chapalita y Casa Redonda.

Los responsables podrían alcanzar de 6 meses a 9 años de prisión por retirar el mangle y/o vegetación de esa zona, y de 2 a 10 años de cárcel y 300 a 3 mil días de multa, por rellenar el humedal.

“La PROFEPA presentará denuncia penal ante el Ministerio Público de la Federación (MPF) por la comisión de delitos ambientales, en contra de quien resulte responsable, ya que no se encontró habitantes, ni personas en esos predios”, declararon mediante un comunicado.

Estero Urias2

El pasado 2014 y 2016, ya la PROFEPA había tenido demandas en contra de quien resultara responsable, pero no se había actuado todavía.

Fotografía: Javier Merino