Busca:
Síguenos:
Roban la mitad de la laguna de El Camarón

Roban la mitad de la laguna de El Camarón

En entre dicho, su recuperación para que vuelva a ser paraíso de aves y especies acuáticas. Máquinas retroexcavadoras, aplanadoras y camiones de volteo han rellenado la mitad del largo de la laguna para dar forma a lo que será la calle Bahía

Mazatlán, Sinaloa (Reacción Informativa).- No es la primera vez que en Mazatlán se destruye una zona natural de los humedales costeros para dar paso a la construcción de infraestructura urbana.

laguna rellenada 3

La SEMARNAT asegura que en la Manifestación de Impacto Ambiental se contempla el rescate del cuerpo de agua para sembrar flora y fauna propia del ecosistema.

El complejo lagunario nacía a la altura de la colonia Reforma, donde hoy es la calle Río Fuerte y se extendía hasta la zona del Fraccionamiento Gaviotas.

laguna rellenada 4

Sin embargo, desde hace décadas se ha venido compactando con el crecimiento de la mancha urbana, y ahí donde se han construido avenidas en tiempo de lluvias se registran grandes inundaciones donde el agua busca su espacio y su nivel.

Las lagunas de El Camarón quedaron confinadas a la zona del Acuario, el Bosque de la Ciudad y la última entre el malecón y la zona del corredor automotriz donde también se rellenó parte del cuerpo de agua.

Hoy la calle Bahía con todo su equipo de transformación, que ha llegado con roca dura y tierra para rellenar y compactar el terreno donde correrá la vialidad; también ha desorientado a las miles de especies que habitaban en ese remanso de la naturaleza que hoy ya no lo es.

Se ha mutilado una mitad de la orilla, donde crecía la maleza y en tiempo de lluvia se crecía el cuerpo de agua.

No se ha visto; o al menos no se ha mostrado lo que se presumió, habrá un equipo que se encargará de rescatar en jaulas todas las especies que ahí habitan para liberarlas en un sitio adecuado a su ecosistema.

Hoy la orilla está totalmente seca, se transforma en una avenida artificial que en pocos días estará cubierta de una plancha de concreto donde naturalmente ya no será el hábitat de aves, peces, reptiles, tortugas y plantas acuáticas.

calle bahia

Pese a la mutilación, y que difícilmente se podrá ver durante las mañanas la presencia de aves como el ibis blanco, la espátula rosada, o las garzas porque las han desorientado de su hábitat y emigrarán hacia donde encuentren nuevamente el espejo de agua tranquilo y apacible donde se mojan y beben para después levantar el vuelo en ese vanidoso reflejo de las alas abiertas sobre el azul del cielo.

La mano del hombre todo lo rompe, lo transforma a su conveniencia, traza líneas rectas y camina pesado. Se olvida de la sutileza con que la naturaleza crece.

La estampa se transformará, posiblemente se dragará la laguna para que tenga más profundidad y cuando llueva torrencialmente no se inunde la obra hecha por el hombre, pero cuantas especies de las miles que habitan ese ecosistema dejarán de estar ahí porque habrá flora introducida que quizá no guste a las especies y otras se sientan nerviosas con el paso de los autos y vehículos pesados que invaden su espacio y el ecosistema ya no es el mismo.