Busca:
Síguenos:
Crucero Disney decepciona a conductores del transporte público

Crucero Disney decepciona a conductores del transporte público

El navío había generado mucha expectativa para pulmoneros y aurigueros, pero los turistas no los tomaron mucho en cuenta

Mazatlán, Sinaloa (Reacción Informativa).- Cerca de las 7:00 de la mañana llegó a Mazatlán el Crucero Disney Wonder, con más de 3 mil personas a bordo, evento para el cual los conductores del transporte público como pulmoneros y aurigueros se preparaban, pues apostaban a que ellos iban a detonar la actividad durante este miércoles, cosa que para algunos no pasó.

Y es que los trabajadores frente al volante lamentan que existan compañías que acaparen a sus posibles clientes, pues dicen que a los turistas se les ofrecen paquetes desde antes de salir a las calles o antes de que aborden, donde les venden los paseos a diferentes puntos del puerto, por lo que cada vez es menos común que se vea a algún crucerista pidiendo un transporte en la calle.

disney2

Era cerca de mediodía cuando en el Centro Histórico se alcanzaban a ver pares de aurigas y pulmonías circulando sin pasaje, en búsqueda de ‘levantar algo’, aunque fueran locales o turistas que no venían del crucero. Otras unidades se estacionaban alrededor de la Plazuela República, Catedral o el Mercado Pino Suárez con la misma esperanza.

Por otra parte, los transportistas que sí lograron ‘recoger’ a algunos de ellos argumentan que resulta complicado hacerlo porque hay que convencerlos de que se suban a dar el paseo diciéndoles que hay cosas más bonitas en Mazatlán, además de El Malecón; pero incluso hay quienes no bajan del barco porque saben que hay obras y el tráfico genera embotellamientos.

No obstante, hay turistas que insisten en pasear por El Malecón en estos vehículos, pero de acuerdo a los transportistas, estos se quejan y se lamentan de que no se pueda apreciar un recorrido cómodamente.

Mediante el anonimato, un auriguero expresó que desde las 6:30 de la mañana, llegó frente a Catedral para apartar un lugar y poder ofrecer su servicio, pero tras 7 horas de espera y sin haber tenido ni un solo cliente, sus ánimos se venían más y más para abajo.

Foto: Joel Jiménez