Busca:
Síguenos:
Busca Fuego Verde S.C. demostrar daños por iluminación en Isla Venados

Busca Fuego Verde S.C. demostrar daños por iluminación en Isla Venados

Convocan a los ciudadanos a compartir imágenes donde se demuestre que incumplen con la manifestación de impacto ambiental

Mazatlán, Sinaloa (Reacción Informativa).- Esta mañana el abogado y cabeza de la Asociación Fuego Verde S. C., Jesús Salazar Salazar ofreció una conferencia de prensa, para hablar sobre la suspensión provisional que la Juez de Noveno Distrito les otorgó para que se detuvieran los trabajos de iluminación de la Isla Venados.

Sin embargo, el abogado reconoció que no podrán hacer nada para que se iluminen las islas, pero invitó a la sociedad a compartir imágenes, videos y todo tipo de prueba de que en realidad sí está ocasionando un daño.

Y es que ya con pruebas en la mano buscarían que se pague una multa, se pueda resarcir el daño y/o hasta una sustitución del cargo a los actores involucrados.

"La ciudadanía puede ayudar a denunciar. Buscamos que sean castigos disciplinarios... multas. Si se llega a demostrar el daño, siguiendo sus procedimientos, se buscaría hasta la destitución", dijo.

cemas

Fuego Verde explicó que la iluminación afectaría a los animales que ahí habitan, principalmente aves, en el proceso de anidación y reproducción, así también los expondrían ante sus depredadores por más tiempo.

Algunas de las especies que hay en esa zona es la madre perla y el pelícano café, aunque ninguno está reconocido por Gobierno del Estado, según comentan los ecologistas.

¿Cómo hacer que las islas no se iluminen a pocas horas de arrancar el lapso acordado? "Ya no se puede hacer nada, ellos son el Gobierno", respondió.

A través de la página en Facebook "Mazatlán Consciente", estarán recibiendo el material cuya finalidad ya fue explicada.

"¿Cuánto debe ser la ganancia para poder afectar especies endémicas? afectándolas en sus horas de sueño, quedan expuestas a sus depredadores, pueden impactarse incluso con las luminarias", finalizaron.

Fotografía: Javier Merino