Busca:
Síguenos:
A la sombra de un tanque, Carlos releva a su familiar para llevarle oxígeno a su tía enferma de Covid-19

A la sombra de un tanque, Carlos releva a su familiar para llevarle oxígeno a su tía enferma de Covid-19

Algunas personas omo Carlos, se han mostrado decididos a esperar el tiempo necesario, sin embargo los minutos pasan y su tía no tiene más oxígeno para después del mediodía

Mazatlán, Sinaloa (Reacción Informativa).- La demanda de tanques de oxígeno se ha elevado hasta niveles que no se creían posibles y las personas han comenzado a hacer todo lo humanamente posible por hacerse del ahora vital elemento, descuidando en la mayoría de los casos su propio bienestar.

Son las 8:00 horas, hace una hora y media que el sol salió y en la avenida Puerto de Veracruz, en el acceso al Parque Industrial Alfredo V. Bonfil, se ve la línea de vehículos vacíos enfilados desde la esquina. Unos días antes, por la tarde, los dueños de esos vehículos decidieron jugarle un volado a la suerte, abandonando sus pertenencias para irse y permanecer al lado de sus familiares que desesperadamente claman por un tanque de oxígeno.

Carlos es un joven que, bajo la sobra de un tanque rentado, hace fila desde las 21:00 horas del martes y todavía no se ha acercado ni a la puerta del local de venta y renta de tanques de oxígeno. Su tía se encuentra grave y él y su tío hacen todo lo que está en sus manos para llevarle este preciado gas.

"Yo estoy aquí desde las 9 de la noche porque mi tío me habló. La camioneta tiene aquí desde las 3 de la tarde de ayer. La fila venía desde allá, y hasta donde llegó se acabaron los tanques y aquí estuvo y a las 9 me habló y estuve toda la noche", dijo con los ojos rojos e hinchados por la mala noche que pasó.

"Mucha gente nomás dejó el carro porque no tenía caso, la neta, aquí porque tenemos el tanque aquí afuera, por eso tiene que haber alguien aquí", excusó recargado en el tanque.

INFRA MAZATLÁN

Algunas personas con un poco más de ingresos, han viajado hasta otros estados buscando quien les provea de oxígeno, otros, como Carlos, se han mostrado decididos a esperar el tiempo necesario, sin embargo los minutos pasan y su tía no tiene más oxígeno para después del mediodía.

"Aquí mi familia ya había habido otros dos pacientes, ahorita estamos desesperados, mi tía, el paciente que tenemos, tiene oxígeno hasta el mediodía", dijo tristemente.

"Es que no se están dando abasto con la demanda, aquí estos weyes están limitados por la capacidad de tanques que tienen pues, estos los llenan en el Castillo, creo que allá está la planta, pero ahí no los venden, los venden acá", contó tratando de mantenerse despierto.

INFRA MAZATLÁN

Actualmente, en algunos sitios los tanques de oxígeno llegan a venderse en más de 30 mil pesos, mientras que quienes ya cuentan con uno pueden rellenarlo con mil pesos, a expensas del tiempo que deben esperar para ser atendidos.

Foto: Yamne Hallal