Busca:
Síguenos:
Reportan pescadores de Playa Norte escasez de producto para Cuaresma

Reportan pescadores de Playa Norte escasez de producto para Cuaresma

Locatarios del Mercado Pino Suárez auguran buenas ventas; otros difieren con impacto negativo

Mazatlán, Sinaloa (Reacción Informativa).- La Cuaresma ha iniciado con escasez del pescado de temporada y con ello precios disparados, anunciaron pescadores de la zona de Playa Norte.

Pese a ser el primer día de Cuaresma la venta también se ha visto afectada por el alza de los precios y el gasto que dejó el Carnaval dijeron.

pescadores cuarentena

Esto luego que meses pasados ya habían avizorado el alza de los precios entre cinco y diez pesos. Sin embargo, con la escasez del producto el precio se vio afectado con un incremento de entre 10 y 20 pesos en especies como el Pargo, Guachinango, La Sierra y la Corvina que son los más demandados en esta temporada.

“Bien mal, no hay ni pescado, está escaso el pescado y la gente también. Siempre ha subido, escasea el pescado y se dispara el precio y luego llega la gente y se asustan con el precio”, manifestó Carlos Torres, pescador.

La venta detallaron se encuentra en un promedio de 40 y 20 por ciento teniendo al esperanza que conforme avance la Cuaresma repunte la venta para alcanzar hasta un 80 por ciento y se disminuya la escases del producto.

“Es el primer día de Cuaresma y muy poca venta, un 40 por ciento cuando mucho”, expresó Jesús, trabajador de altamar.

Los precios en el embarcadero de Playa Norte oscilan entre 60 pesos el kilo de Corvina, 80 el Pargo y 90 pesos el kilo de pescado para zarandear, mientras que el filete de Cochito anda por los 90 pesos el kilo y el Dorado hasta 180 pesos el filete.

En el mercado José María Pino Suárez, los locatarios de pescaderías manifestaron que se ha tenido muy buena venta y auguran se mantenga en niveles de incremento pues en este inicio de Cuaresma repuntaron hasta en un 200 o 300 por ciento sus ventas.

“La tradición no la detiene ni el hecho de que este ahí el orificio ese (trabajos en Aquiles Serdán), la gente busca la manera de venir, ha repuntado al doble o al triple, no ha dejado de venderse”, comentó Antonio García.

“Hasta ahorita se ha visto mucho incremento, ha estado habiendo mucho movimiento y todas las mesas están muy bien surtidas así que seguimos esperando aún más, estamos en un 200 o 300 por ciento que es el doble o el triple”, indicó Julio Saucedo.

Los mercaderes aseguraron que el precio del producto no ha aumentado y aunque hay pronósticos que los proveedores los incrementen, ellos hacen lo posible por mantenerse dentro del límite de precios que hoy en día oscilan.

pescadores cuarentena

Empero, otros locatarios opinaron que la venta ha sido negativa ante las afectaciones que producen la falta de información para las rutas alternas que debe tomar la gente para llegar al mercado, señalando que la tradición de consumir pescado durante la cuaresma también ha decaído.

“Como nos ha ido es relativo porque estamos ahorcados con el tráfico, sin ninguna organización de parte nosotros de las autoridades para poder tener una orientación hacia la gente de llegar, todos estos días es una mentira que no nos ha afectado, lo que pasa es que ahorita es un día que coincide con la toma de ceniza y mucha gente viene a la iglesia y aprovecha para llegar al mercado”…

“Todo el carnaval olvídate, otro punto seria que la tradición se está acabando. Pienso que va a ser una de las cuaresmas más raquíticas para nosotros porque está jodido el puente del Carrizo, aunado a eso la perdida de tradición del pescado y la falta de pescado, hay escasez”, acentuó José Luis Saucedo.

Durante la cuaresma las especies que más consume la población en el mercado José María Pino Suárez son el Camarón, Botete, Lenguado, la Corvina, Pargo y Sierra y el Dorado que se ha incrementad en su precio de 160 a 200 pesos.

Los locatarios hicieron llamado a la ciudadanía para que visiten el recinto comercial enfatizando que se tienen muchas rutas alternas y no pierdan la tradición ante las calles obstaculizadas.

Fotografía: Javier Merino