Busca:
Síguenos:
Pepenadores, una vida, un negocio y un trabajo del que muchos sobreviven en Culiacán

Pepenadores, una vida, un negocio y un trabajo del que muchos sobreviven en Culiacán

Al basurón municipal de Culiacán acuden almenos 900 personas al pepenaje y la venta de reciclados

Culiacán, Sinaloa (Reacción Informativa).- Originario de la región serrana de Culiacán, Antelmo Ramírez bajó a la ciudad para dedicarse a la recolección y venta de cartón en el basurón municipal; su única fuente de ingreso.

Sin estudios, desde hace 3 años, don Antelmo acude todos los días de 07:00 a 18:00 horas al relleno sanitario de Culiacán.

08 11 Basurón Culiacán

El hombre, de aproximadamente 60 años, se tapa como puede para cubrir su piel de los rayos de sol y debajo de su vestimenta de jornalero solo deja al descubierto sus ojos.

Cada pepenador busca su tesoro, para él es el cartón, aunque en las plantas recicladoras solo le ofrecen 3 pesos por kilo.

"Aquí madrugamos yo diario sacó de 300 a 400 pesos, recopilando el cartón y a veces plástico también", expresó.

Aunque el ambiente del basurón es riesgoso, a lo largo de tres años ha logrado sobrevivir y actualmente vive a las afueras de los depósitos de basura, con su abuela.

08 11 Basurón Culiacán

Bacterias, malos olores, infecciones y enfermedades no son un obstáculo para quienes dependen de este oficio, y al que no muchos pueden entrar, pues como toda empresa el basurón también cuenta con un Comité Organizador y un representante que se encarga de otorgar los permisos del pepenaje.

"Venimos entre unas 900 a mil gentes, en el transcurso del día, siempre hay movimiento unos vienen en la tarde otros en la mañana o en la noche" , comentó.

"Nos exponemos a mucho, aquí hay muchas enfermedades a cada rato nos dan calenturas o si nos cortamos tarda para que se cierre la herida", manifestó Antelmo.

Actualmente el basurón municipal está saturado, y las opciones para sobrevivir se reducen a escarbar más de 12 horas para poder conseguir un sueldo que se le asemeje al de un trabajo normal, en la ciudad.

Foto: Iván Medina