Busca:
Síguenos:
'No subirán los impuestos ni habrá gasolinazo'

'No subirán los impuestos ni habrá gasolinazo'

Presidente promete cumplir todas sus propuestas; visita Puebla y llama a la reconciliación

Puebla, Puebla.- El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró en esta entidad los 100 primeros días de su gobierno, marco en el que refrendó su promesa de que no aumentará en términos reales el precio de los energéticos ni creará nuevos impuestos. “Voy a cumplir con todos mis compromisos y no van a aumentar los impuestos, no va a haber nuevos ni gasolinazo”, afirmó.

Al ofrecer que trabajará el resto de su sexenio 16 horas diarias, el Presidente reveló que hay quien lo ha tratado de convencer de que contrate deuda, pero no lo hará porque no hace falta”.

“¡Esto es una revolución, esto es una transformación, aquí hay que trabajar 16 horas diarias por el pueblo!”, dijo al urgir a su equipo hacer lo mismo, para atender a los beneficiarios de programas sociales.

Exigió no trabajar como burócratas, “de esos que llegan a las 10:00 de la mañana y todavía nos ponemos a leer el periódico”.

Pero fueron trabajadores del servicio público los que ayer nutrieron parte del evento encabezado por López Obrador en el Centro de Exposiciones del estado.

Algunos de ellos, con pancartas y mantas, pidieron no cancelar más puestos de trabajo. Va por reconciliación en Puebla. López Obrador cerró el ciclo de visitas a las 32 entidades del país en este estado, el único que le faltaba, puesto que en diciembre decidió no acudir por el conflicto postelectoral que dio como ganadora a la panista Martha Erika Alonso, quien murió con su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, y tres personas más, el pasado 24 de diciembre al caer el helicóptero en el que viajaban.

En su mensaje mencionó que fue lamentable ese acontecimiento y pidió reconciliar al estado con elecciones limpias: “Nosotros no le deseamos mal a nadie y tenemos que buscar la unidad en Puebla y en todo el país”.

López Obrador se desmarcó electoralmente de Morena, su partido, para los próximos comicios y advirtió que nadie puede usar su nombre para cometer fraude, y quien incurra en delito electoral, podrá pisar la cárcel.

“El gobierno no tiene partido ni sindicato”, exclamó. “Que nadie se atreva a usar mi nombre para decir que tiene mi apoyo. Yo nada más tengo un amo, que se escuche bien y que se escuche lejos, mi único amo es el pueblo de México”.

El mandatario federal, quien dijo que para no crear suspicacias entre sus “adversarios” no visitará Puebla hasta después de las elecciones, también rechazó presiones para obtener candidaturas por Morena.

El Presidente estuvo acompañado de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller —nacida en esta entidad— y por el gobernador interino, Guillermo Pacheco Pulido, a quien hizo un reconocimiento, pues “sabe conciliar y llegó en un momento muy difícil”

Pacheco Pulido sí fue víctima de algunos abucheos, aunque menores, lo que dio pie a que López Obrador expresara: “La libró el licenciado Pacheco, son más los aplausos”.

En cambio, regañó al delegado federal en Jalisco, en donde estuvo el sábado, pues en vez de estar en “politiquerías” como las que le contó, debe terminar el censo de beneficiarios de programas sociales.

Explicó que en Jalisco una persona con discapacidad le dijo estar censada, pero le preguntó: “¿cuándo va a llegar la ayuda?”, “me partió el alma”, relató el López Obrador.

Con información de El Universal