Busca:
Síguenos:

El dinero desaparecido por 15 ex gobernadores paga 103 mil casas nuevas de 2 millones cada una

Los sismos ocurridos en septiembre agrietaron y derrumbaron viviendas, carreteras y puentes en entidades del centro y sur del país. A lo largo de estos días, los gobiernos federal y de la Ciudad de México han anunciado apoyos económicos para la reconstrucción, lo que incluye créditos con tasas de interés de entre 7 y 9 por ciento que, por cierto, pagarán los propios damnificados

Sin embargo, ese monto no tendría que salir de los bolsillos de las víctimas y ni siquiera del Gobierno federal, si la corrupción que se vive en México se atacara con toda la fuerza de la Ley

Por ejemplo, los más de 206 mil millones de pesos de recursos públicos desviados por los 15 gobernadores que en este sexenio han sido encarcelados o están bajo investigación, o incluso fugados, se podrían regalar más de 103 mil casas a las víctimas en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Morelos, Estado de México y la capital del país

En tanto, con los 347 mil millones de pesos que cuesta la corrupción a nivel nacional se ampliaría la red carretera unos 104 mil kilómetros a lo largo de todo México

Para el Gobierno federal la mayor prioridad es que las personas recuperen lo que perdieron: sus casas, dijo en una localidad chiapaneca el Presidente Enrique Peña Nieto. Durante su administración han sido detenidos, están bajo investigación o fugados 15 ex gobernadores que han desviado 206 mil 923 millones 246 mil pesos de dinero público en los últimos años, un monto suficiente para regalar 103 mil 461 viviendas con valor de 2 millones de pesos, que son más de las dañadas por el sismo del 7 de septiembre pasado en Chiapas y Oaxaca, en vez de entregar apoyos económicos con créditos a tasa fija de entre 7 y 9 por ciento lo que, además, sumará una deuda importante a los damnificados ya de por sí en bancarrota.

Además de los inmuebles afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre, algunas carreteras y puentes presentaron grietas o colapsaron por los movimientos telúricos. Si se considera que el costo de la corrupción en México es de 347 mil millones de pesos anuales y la Secretaría de Comunicación y Transportes (SCT) ha construido o modernizado 30 mil kilómetros de autopista y caminos –con una inversión de 100 mil millones de pesos durante los tres primeros años de esta administración–, sin desvíos o sobornos esa red vial –por cierto, escasa en el sur de la República Mexicana– podría haberse ampliado 104 mil kilómetros.

Durante este sexenio han sido capturados 10 ex gobernadores por desvíos de dinero público –hasta donde se ha podido documentar– de alrededor de 178 mil 577 millones 500 mil pesos, de acuerdo con las propias autoridades judiciales.

Son los casos del priista Andrés Granier Melo en Tabasco (2 mil 600 millones de pesos), los priistas Fausto Vallejo Figueroa y Jesús Reyna García en Michoacán (3 mil 759 millones de pesos), los priistas Javier Duarte de Ochoa y Flavino Ríos en Veracruz (35 mil millones de pesos), el priista Roberto Borge Angulo en Quintana Roo (5 mil millones de pesos), el priista Tomás Yarrington Ruvalcaba en Tamaulipas (129 mil 865 millones de pesos), el panista Guillermo Padrés Elías (762 millones de pesos), el panista Luis Armando Reynoso Femat en Aguascalientes (115 millones 800 mil pesos) y el priista Eugenio Hernández Flores en Tamaulipas (mil 584 millones de pesos).

Asimismo, hay cuatro ex gobernadores bajo investigación y otro más fugado, que suman otros 28 mil 345 millones 746 mil pesos propiedad de los mexicanos y desviados durante sus gestiones locales.

Esta lista la conforman el priista Rodrigo Medina de la Cruz en Nuevo León (3 mil 128 millones de pesos), el perredista Gabino Cué Monteagudo en Oaxaca (15 mil millones de pesos), el priista César Duarte Jáquez en Chihuahua (10 mil millones de pesos), el priista Jorge Torres López en Coahuila (51 millones 946 mil pesos) y el ahora ex priista Humberto Moreira Valdés (50 mil millones de pesos).

En Chiapas y Oaxaca, entidades golpeadas por el terremoto de 8.2 grados del 7 de septiembre, se dará un apoyo de 120 mil pesos por casa con daño total a lo largo de cuatro entregas, de octubre de este año a enero de 2018, para reconstruir una “digna y decorosa con dos cuartos”, así como un crédito preferencial de hasta 100 mil pesos a una tasa de interés del 7 por ciento si la vivienda destruida es de mayor tamaño.

De los 120 mil pesos, el 80 por ciento se destinará para la compra de materiales y el 20 por ciento para el pago de mano de obra o autoempleo. Para quienes tuvieron daños parciales el monto del apoyo será de 15 mil pesos.

En el caso de la autoconstrucción, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) está entregando a los afectados una guía así como asistencia técnica de empresas y agencias de construcción, bajo las normas y reglamentos que observan la condición sísmica de esta zona. En este caso, Peña Nieto recomendó que entre las familias afectadas se ayuden mutuamente para edificar casa por casa.

Los gobiernos locales han reportado que en Chiapas más de 58 mil casas se dañaron (16 mil con pérdida total) y en Oaxaca hay más de 51 mil siniestradas (25 mil con pérdida total).

Para la Ciudad de México, víctima del sismo de 7.1 grados del pasado 19 de septiembre, la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) otorga a partir del lunes pasado un crédito hipotecario máximo de 2 millones de pesos a un plazo de 20 años para la compra de casa o departamento, y los acreditados pagarán el 9 por ciento de la tasa de interés del crédito.

En la capital del país se han catalogado ya más de 11 mil inmuebles con daño parcial y también más de 500 que quedaron inhabitables.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña, consideró replicar este mecanismo en los otros estados que también resultaron afectados.

“Esto que diseña la Ciudad, donde participa la Federación, es un esquema que en algunos casos pudiera ser utilizado en otras entidades: en Puebla, en Morelos, incluso en Oaxaca y en Chiapas, en aquellas geografías como el Estado de México, en Tlaxcala incluso”, dijo.

Este préstamo a los capitalinos se dará con recursos del Gobierno federal, que apoyará con 90 millones de pesos, y del Gobierno de la CdMx, que hará una aportación de 800 millones de pesos. Con estos recursos, la Sociedad Hipotecaria Federal, a través del Fideicomiso Fondo de Operación y Financiamiento Bancario a la Vivienda (FOVI), otorgará estos créditos hipotecarios por un monto de hasta 4 mil 450 millones de pesos; es decir, cinco veces la suma de las aportaciones de los gobiernos local y federal. Este aumento se dará a través de una inversión en el Bono Cupón Cero emitido por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).

CORRUPCIÓN ACHICA CARRETERAS

Las autopistas y carreteras federales operan en su totalidad y se encuentran reparando la red estatal y caminos rurales, afirmó el lunes pasado el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza.

Los movimientos telúricos, además de dañar inmuebles, dejaron huellas en caminos y puentes de algunas entidades. Tras el sismo de 6.1 grados del sábado 23 de septiembre, colapsó un puente vehicular en la carretera Coatzacoalcos-Salina Cruz de Oaxaca que data del año de 1965. Hasta el 29 de septiembre ya había sido apuntalado y se mantenían los trabajos de reparación.

Días antes, por el temblor de 7.1 grados, Caminos y Puentes Federales (Capufe) reportó que el kilómetro de la carretera del Estado de México que conecta Nicolás Romero con Santa Ana Jilotzingo presentó grietas de 50 centímetros y un puente en la carretera Oaxtepec-Cuautla registró daños.

El Instituto Mexicano del Transporte reporta que la Red Nacional de Caminos en 2016 contaba con 378 mil 633 de kilómetros de los cuales 180,606 son de carretera pavimentada y 150,758 de caminos no pavimentados, entre otros. La inversión en infraestructura carretera contribuye al crecimiento económico mediante la conectividad y el impulso a la cadena productiva. Sin embargo, la red de autopistas está más concentrada en el centro y norte del país que en el sur.

Continuando con el ejercicio, sólo con los 15 mil millones de pesos desviados por el ex Gobernador oaxaqueño, Gabino Cué Monteagudo, alcanzaría para los 281 proyectos carreteros planeados para este año y el siguiente que abarcan ampliaciones a mantenimientos y obras nuevas, de acuerdo con Bimsa Reports. Están distribuidas en 28 entidades y una inversión de 14 mil 300 millones de pesos.

O bien, si se considera que la corrupción en el país tiene un costo de 347 mil millones de pesos anuales (Inegi), podría invertirse en 104 mil kilómetros de autopistas y caminos, ya que de acuerdo con la SCT, en los primeros tres años de la actual administración se han construido, reconstruido y modernizado 30 mil kilómetros con una inversión de más de 100 mil millones de pesos.

Con Información de SinEmbargo