Busca:
Síguenos:
¡Nuevo berrinche! Trump despide a funcionario vía Twitter

¡Nuevo berrinche! Trump despide a funcionario vía Twitter

El mandatario despidió a Christopher Krebs, quien fungía como director de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad; había asegurado que fueron las elecciones presidenciales más seguras en la historia de EU

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió el martes a Christopher Krebs, el director de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad, que avalaba la fiabilidad de las elecciones de 2020, a través de Twitter diciendo que su reciente declaración, en que defendía la seguridad de las elecciones, era "muy inexacta".

El despido de Krebs se produce cuando Trump se niega a reconocer la victoria del virtual presidente electo demócrata Joe Biden y destituye a funcionarios de alto nivel considerados insuficientemente leales.

El pasado 9 de noviembre despidió al secretario de Defensa, Mark Esper, como parte de una reorganización más amplia que colocó a los leales a Trump en puestos de alto nivel en el Pentágono. Krebs, un ex ejecutivo de Microsoft, dirigió la agencia, conocida como CISA, desde su creación a raíz de la interferencia rusa en las elecciones de 2016 hasta las elecciones de noviembre.

Se ganó el elogio de los dos partidos ya que coordinó los esfuerzos locales y estatales federales para defender los sistemas electorales de la interferencia nacional o extranjera.

En los últimos días, Krebs ha rechazado repetidamente las afirmaciones falsas de que las elecciones fueron amañadas. Más temprano el martes, el ahora ex funcionario tuiteó un informe que citaba a 59 expertos en seguridad electoral diciendo que no hay evidencia creíble de fraude informático en el resultado de las elecciones de 2020.

Trump respondió en Twitter más tarde ese día. Reiteró afirmaciones infundadas sobre la votación y escribió "con efecto inmediato, Chris Krebs ha sido despedido como Director de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad".

Los funcionarios de CISA y su agencia matriz, el Departamento de Seguridad Nacional, no hicieron comentarios de inmediato. Krebs mantuvo un perfil bajo incluso cuando expresó su confianza antes de las elecciones de noviembre y, luego, eliminó las acusaciones de que el recuento estaba contaminado por fraude.

A veces, parecía estar repudiando directamente a Trump, un movimiento brusco dentro del componente de la Seguridad Nacional, una agencia que ha recibido críticas por parecer estar demasiado aliada con los objetivos políticos del presidente.

La CISA emitió declaraciones desestimando las afirmaciones de que un gran número de personas muertas podría votar o que alguien podría cambiar los resultados sin ser detectado. También distribuyó una declaración de una coalición de funcionarios federales y estatales en la que concluyó que no había evidencia de que los votos estuvieran comprometidos o alterados en las elecciones del 3 de noviembre y que el voto fue el más seguro en la historia de Estados Unidos.

Krebs evitó criticar directamente al presidente y trató de mantenerse por encima de la refriega política, incluso mientras trabajaba para contradecir la información errónea proveniente del presidente y sus partidarios. “No es nuestro trabajo verificar los hechos del presidente”, dijo en una sesión informativa con los reporteros en la víspera de las elecciones.

En medio de informes recientes de que Krebs temía que lo despidieran, el representante Bennie Thompson, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, dijo que estaba preocupado y envió un mensaje de texto al director para preguntarle si estaba bien. La respuesta fue, en efecto, "por ahora", dijo el demócrata de Misispi. “Es una lástima que alguien con su talento se le ponga de repente un bozal”, dijo Thompson. “No he visto ni un hueso partidista en su cuerpo. Ha sido un profesional consumado".

El legislador demócrata por Rhode Island, Jim Langevin, que se centra en cuestiones de seguridad cibernética, había pedido a sus colegas republicanos que lo defendieran antes de que lo pudieran destituir de su cargo.

“Chris Krebs y la CISA lo han hecho muy bien bajo su liderazgo porque él y su equipo han mantenido la cabeza baja y han hecho el trabajo que se les asignó y no se han visto envueltos en la política partidista”, dijo Langevin.

La agencia surgió de un comienzo difícil. Justo antes de que el presidente Barack Obama dejara el cargo, Estados Unidos designó los sistemas electorales como infraestructura de seguridad nacional crítica, como represas o plantas de energía, como resultado de la interferencia de Rusia, que incluyó la penetración de los sistemas electorales estatales y desinformación masiva.

Algunos funcionarios electorales estatales y republicanos, que sospechaban de la intromisión federal en su territorio, se opusieron a la designación. La Asociación Nacional de Secretarios de Estado adoptó una resolución en oposición a la medida en febrero de 2017. Pero la administración Trump apoyó la designación y, finalmente, los funcionarios estatales escépticos dieron la bienvenida a la ayuda.

Con información de Milenio