Busca:
Síguenos:
La ciencia afirma que las mujeres cariñosas y sensibles atraen a los patanes

La ciencia afirma que las mujeres cariñosas y sensibles atraen a los patanes

Una mujer sensible y cariñosa es todo lo que un patán o un narcisista busca

¿Por qué siempre nos tocan hombres patanes que nos lastiman? La pregunta del millón que nos hacemos todos los días entre mujeres y nadie nos logra resolver.

Sabemos que encontrar al chico perfecto no es tarea fácil; coincidir con alguien en tiempo y espacio, gustarle y que nos guste, que busquemos exactamente lo mismo, que conectemos, nos enamoremos y nos aceptemos, es algo sumamente difícil; y cuando por fin creemos que esto se está llevando a cabo, que encontramos a nuestro príncipe resulta que, más bien, es el villano de nuestro cuento llamado "vida". ¿Por qué?, ¿olemos feo?, ¿hay algo malo en nosotras? Nos lastima, amarlo duele cada vez más, ¿por qué si le damos todo?, ¿por qué si somos transparentes y cariñosas? Y es que justo ahí es donde está la respuesta, no quiere decir que sea nuestra culpa, sino que los patanes se sienten atraídos por mujeres sensibles y acá explicamos por qué.

Ojo: la siguiente explicación no quiere decir que estamos destinadas a un amor lleno de dolor, podemos romper con el patrón en el momento en el que lo decidamos y trabajemos con mucho esfuerzo en nuestro amor propio. Ninguna nos merecemos a un patán que nos lastime, que nos dañe y que nos haga sentir menos.

De acuerdo con el filósofo André Sólo, las mujeres que somos más cariñosas y sensibles nos convertimos en la presa de los patanes. Una de las razones más importantes es que los polos opuestos se atraen, y es un dicho que hemos escuchado cientos de veces.

Según el experto, los patanes y los narcisistas tienden a adoptar una cara falsa que los hace ver como si fueran personas tiernas, amables, divertidas y amorosas únicamente cuando desean algo, la razón por la que se nos complica ver cuando se muestran como detestables llenos de enojo. Y de acuerdo con investigaciones, se estima que sólo el 1 por ciento de las personas en el mundo son narcisistas patológicos. Sí, puede sonar como una cifra insignificante, pero, por lo menos, uno puede estar más cerca de lo que creemos y puede ser ese hombre que nos gusta, pues nuestra sensibilidad y amor atrae su comportamiento controlador.

Es importante recordar que las personas que son narcisistas creen que son superiores a todos, razón por la que quieren poseer atención, fortuna, fama y respeto, de este modo, logran manipularnos para obtener lo que sea que deseen.

Asimismo, cuando somos unas personas sensibles, cariñosas, dejamos el ego a un lado, tomamos todo de una forma íntima, somos creativas, atentas y cuidadosas cuando alguien nos interesa, logramos que nuestra personalidad con la anterior se atraiga por medio de la empatía.

Es decir, una mujer sensible y cariñosa es todo lo que un patán o un narcisista busca. ¿Cómo no nos damos cuenta? Bueno, no es nuestra culpa, al principio ellos no nos muestran su verdadera personalidad, fingen interés para que, de cierto modo, nosotras nos sintamos bien y adictas a su compañía, momento en el que ayudarlo a ser mejor se vuelve en nuestra debilidad.

Los narcisistas tienen la severa necesidad de que alguien los atienda, los alague, hagan las cosas por ellos porque creen que lo merecen, y cuando esto lo llevamos a cabo nosotras se vuelve una relación destinada al fracaso porque nos volvemos tan frágiles que llegamos a aceptar ataques verbales, maltratos y humillaciones, al grado de nunca sentirnos suficientes. ¡Auch!

_¿Hay forma de protegernos o estamos destinadas a sufrir? Claro que la hay y tiene que ver con 7 pasos. _

_1. Cuestionemos las relaciones volátiles _

Preguntemos si estamos obteniendo algo bueno de esta relación.

_2. Que nuestros amigos nos digan su perspectiva _

Ellos podrán identificar la situación con más facilidad.

_3. Siempre esperemos lo peor _

Nunca debemos hacernos expectativas, menos de alguien como un narcisista.

_4. Vamos a alejarnos en cuanto nos sea posible _

No debemos permitir que tome el control de nuestra vida.

_5. Pongamos límites firmes _

No es fácil, pero debemos prohibir que acceda a nosotras siempre que él quiera.

_6. Mantengamos distancia emocional _

Mientras más nos hagan sentir mal, más vamos tirar la toalla. No dejemos que afecten nuestra sensibilidad.

_7. Busquemos otro tipo de compasión _

Tenemos autoestima frágil, está claro, por ello tenemos que trabajar en este asunto para no sentirnos intimidadas por un narcisista o un patán.

Con información de Cultura Colectiva