Busca:
Síguenos:
Cultura y Coyuntura

Cultura y Coyuntura

AMLO y MORENA ganaron el primer round, pero la reacción buscará revertir su derrota. Están obligados a realizar un buen gobierno, el mejor que haya tenido Mazatlán en toda su historia. La esperanza está de pie hoy más que nunca. 30 millones de mexicanos que votaron por el cambio esperan que ese cambio se concrete. Del resto, muchos esperan escépticos y sólo una minoría quisiera descarrilar el poder conquistado.

MORENA Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA

MORENA está comprometida a llevar a cabo un conjunto de transformaciones que requiere el municipio (y todo el país) y que la población espera con ahínco. Las expectativas son muchas y son grandes, pero el tiempo para intentar cumplirlas es relativamente corto. Esto lo sabemos todos. Igual sabemos que si las cosas no se hacen ejerciendo un buen gobierno, la gente se sentirá defraudada, verá que la frase del “cambio verdadero” solo fue discurso, y se cobrará las facturas en las próximas elecciones.

El priismo no está “muerto”, pero sí muy dolido y dentro de tres años buscará recuperar sus privilegios con la gubernatura, el Congreso del Estado y los Ayuntamientos. En esa tarea se encuentra muy apurado el gobernador Quirino, quien resultó más priista que los priistas y está reorganizando su partido e incorporando a los candidatos perdedores a su gobierno.

Está más que claro que la disputa por la nación apenas empieza. AMLO y MORENA ganaron el primer round, pero la reacción buscará revertir su derrota.

Por esa razón MORENA no puede dilapidar su poder. Está obligado a realizar un buen gobierno, el mejor que haya tenido Mazatlán en toda su historia. A eso le apostó la gente. En ese tenor, el nuevo gobierno debe ubicar muy bien los problemas fundamentales del municipio para impulsar las respuestas profundas que ayuden a remontar los grandes rezagos propios de las administraciones corruptas que se han tenido en los últimos años.

La esperanza está de pie hoy más que nunca. 30 millones de mexicanos que votaron por el cambio esperan que ese cambio se concrete. Del resto, muchos esperan escépticos y sólo una minoría quisiera descarrilar el poder conquistado.

Ahora bien, por más fuerte, comprometido, honrado y decidido que sea el gobierno del ‘Químico’ Benítez, no llegará muy lejos si no empata sus iniciativas con las demandas, intereses y expectativas de los distintos sectores de la sociedad. Eso que no hizo Aarón Flores en el Rosario hace algunos años.

La cuestión estriba en ejercer el poder con una correcta gobernanza, es decir, gobierno y sociedad civil en estrecha unidad toman las mejores decisiones a favor de las grandes mayorías de la población. La solución de los problemas colectivos debe contar con la aprobación de la colectividad. El consenso se construye en un pacto entre gobierno y sociedad, lo que quiere decir que al menos cinco aspectos deben tomarse en cuenta en esa relación:

1.- Un gobierno itinerante que periódicamente vaya al encuentro de los problemas de las colonias, comunidades rurales o sectores sociales y que presente soluciones y establezca compromisos mutuos. Debe evitarse el error de enfocar esa estrategia al protagonismo demagógico de los gobernantes en turno. De lo que se trata es de construir un gobierno que esté cercano a la gente y con capacidad de respuestas claras a sus problemas, necesidades y demandas, sean estos de seguridad, servicios públicos, medioambientales o conflictos sociales. Debe hacerse sentir la presencia de un gobierno fuerte y activo, de arriba a abajo.

En esa misma línea habrá que crear una cultura de cabildo abierto que ayude a que la población conozca la forma en que el ayuntamiento da tratamiento a sus problemas. Saber quiénes de los regidores realmente luchan, gestionan y norman la vida del municipio combatiendo la corrupción, promoviendo la transparencia, la rendición de cuentas y el tratamiento positivo de los problemas municipales.

2.- Lo anterior debe complementarse con una estructura de gestión surgida de las propias zonas urbanas y rurales, de tal manera que complemente el acercamiento del gobierno a la población, pero ahora de abajo hacia arriba, es decir, formando comités ciudadanos de todo tipo y para todos los problemas, aprovechando el ímpetu de los jóvenes y la experiencia de los adultos, hombres y mujeres. Con ello, se podrá nombrar gestores por las propias comunidades, colonias y sectores sociales (también pueden emanar de la propia estructura electoral de MORENA) pero fundamentalmente debe surgir de la práctica democrática de la gente para que los gestores tengan el apoyo y la autoridad fincada en la participación del pueblo.

3.- Se requiere además una composición ciudadana plural en los Consejos Ciudadanos de las dependencias paraestatales del municipio y las propiamente gubernamentales, especialmente la creación de un Consejo Ciudadano Contra la Corrupción, de tal forma que existan voces ciudadanas surgidas de las diferentes visiones que se tienen para atender los asuntos que atañen a todos los habitantes del municipio y al propio funcionamiento del gobierno. Se debe desterrar la práctica de dar voz únicamente a organismos empresariales que en muchos casos establecían contubernio en actos de corrupción con los funcionarios.

4.- Las consultas ciudadanas en temas importantes es otro tema que debe tomarse en cuenta. Estas pueden realizarse en algunos casos en forma sectorial y en otros casos para asuntos que nos atañen a toda la sociedad, por ejemplo es la consulta ciudadana sobre el uso de espacios como el Bosque de la Ciudad o el Acuario, de tal manera que se vaya creando una cultura política que propicie en la ciudadanía un empoderamiento real que haga realidad la máxima “el pueblo es el soberano”. Dichas consultas deben incluir temas como la revocación de mandato que seguramente quedará establecida en las leyes del país.

5.- Campañas ciudadanas de apoyo a la comunidad y al municipio. Ello quiere decir que las iniciativas que surjan ya sea de las instancias de gobierno o de los grupos de la sociedad civil en campos como el ecológico, el educativo, el cultural, el artístico, el de seguridad, el económico, etc. deben ser apoyadas con el mejor ánimo por el gobierno. Un ejemplo puede ser la realización de campañas de arborización o la limpieza de las playas, el rescate de espacios deportivos o culturales, la remodelación de las escuelas, campañas sobre el cuidado del agua o para crear cultura vial o de solidaridad con las personas con alguna discapacidad, etc. Seguramente muchos problemas se resolverán sin demasiado gasto de recursos y se generará un gran espíritu de servicio social. He dicho.

Comentarios

Más de Columnas Política Estatal