Busca:
Síguenos:
Cultura y Coyuntura

Cultura y Coyuntura

Las campañas empiezan el 30 de marzo. AMLO comenzará su recorrido en Ciudad Juárez. Y, ahora sí, veremos un recrudecimiento de la guerra sucia de los grupos coincidentes en salvar al monstruo.

AMLO: VIENTO A FAVOR

El saldo correspondiente a las precampañas que los aspirantes a la presidencia de México usaron para tirarse golpes, a todas luces está a favor de Andrés Manuel López Obrador. No hay duda de que él salió triunfador a los ojos de propios y extraños. Ganó el espacio público en las redes sociales, en los medios masivos tradicionales avanzó (radio, TV, periódicos y revistas) y en el trabajo de casa por casa que los militantes de MORENA han desarrollado como hormigas silenciosas en todo el país tuvo un avance significativo. Para decirlo pronto: se instaló en la percepción social como un presidenciable real. La otra parte la han hecho los propios mexicanos, quienes echando madres y padres por doquier han generado un efecto masivo y por oleadas, donde el descontento ya encontró cauce en la izquierda lopezobradorista.

El viento sopla a favor del Movimiento de Regeneración Nacional. Veamos por qué:

1.- AMLO conoce a la perfección, con pelos y señales, el tema de la corrupción de la clase política del “prian”, motivo principal del descontento popular, y de su plataforma de cambio. Ahí nadie le puede ganar, por el contrario eso le ha permitido sumar voluntad ciudadana.

2.- López Obrador ha aprovechado muy bien los efectos desastrosos que causó en el PAN la postulación de Anaya como candidato presidencial y las dudas de los militantes y simpatizantes perredistas que no están convencidos del desplazamiento que sufrió su candidato natural, Miguel Ángel Mancera.

3.- La postulación, el discurso y la campaña de Meade han sido en conjunto, elementos de éxito de AMLO hasta este momento, toda vez que la imagen chiquiona del candidato oficial, su discurso defensivo y continuista de las políticas peñistas, y una campaña costosa, pero gris que no logró conmover a la población, lo llevaron a un tercer sitio en las encuestas nacionales. La gente no le cree, pues, y él no da pie con bola.

4.- Algo que favoreció el crecimiento de AMLO en el ánimo de la población fue el pleito en el que se enfrascaron Peña Nieto y Anaya, en donde el primero utilizó a las instituciones del Estado de manera facciosa para descarrilar al segundo. El resultado fue que perdieron puntos los dos, tanto Anaya como Meade perdieron puntos. Los ganadores fueron Margarita Zavala que subió un poco del sótano y AMLO que creció aún más en las preferencias.

5.- El fracaso de las candidaturas “independientes” como estrategia para dispersar el voto y la duda que quedó en el ambiente de que hubo favoritismo hacia Margarita Zavala a pesar de que todos hicieron trampa en la recolección de firmas, ha debilitado aún más la imagen del gobierno de Peña y de su candidato.

6.- Las encuestas publicadas mes tras mes por al menos diez empresas dedicadas a “medir” el ánimo de la gente, le dieron siempre el tercer lugar a Meade (excepto algunas claramente oficiosas como Mitofsky y GEA-ISA que este mes le dieron un dudoso segundo lugar). No pudo colocarse claramente en la percepción social como segundo en esta etapa de precampañas. Y, por lo mismo saldrá muy debilitado ahora que arranquen formalmente las campañas por la presidencia.

7.- En el tema de los debates, la entrevista que le hicieron los “periodistas” del diario Milenio, de Carlos Marín, que quisieron acorralar al tabasqueño, mostraron por el contrario a un López Obrador conocedor de los problemas, con un discurso bastante lógico y realista apoyado en datos estadísticos, históricos y de un análisis sociopolítico convincente y claridoso. Ello le dio puntos y lo preparó para el momento de los debates organizados por el INE.

8.- Las críticas a la amplia apertura de ex priistas, ex panistas, ex perredistas, ex verdes, ex panalistas a la campaña de Morena y a la constitución de su coalición (“Juntos haremos historia”), no tiene ningún punto de comparación con la incorporación de los personajes oscuros y corruptos del viejo priismo al equipo de Meade y a la lista de pluris, que los analistas han catalogado como la búsqueda de fuero para lo peor del PRI.

9.- AMLO se nota ahora mucho más cuidadoso en su discurso y moderado en sus emociones. Se mira más tranquilo, más argumentativo, más creíble. Y la guerra que busca ensuciar su imagen poco a poco ha ido perdiendo efecto en la población. El porcentaje de incautos que se creen lo que manejan los enemigos del cambio en sus “campañas negras” cada vez es menor.

10.- Algo que pocos creían: Morena ha construido una estructura electoral muy fuerte para la promoción y defensa del voto en todo el país.

Habrá que ver y oír lo que López Obrador dirá el día 12 de Abril en Mazatlán, precisamente en el acto de toma de protesta de los representantes electorales de Morena y de su Coalición.

Las campañas empiezan el 30 de marzo. AMLO comenzará su recorrido en Ciudad Juárez. Y, ahora sí, veremos un recrudecimiento de la guerra sucia de los grupos coincidentes en salvar al monstruo. En su desesperación ese monstruo tira coletazos y utiliza todas las armas a su alcance para intentar salvarse. ¿Podrá salvarse con dinero, chantajes a los pobres, uso de las instituciones y represión?

Tal vez, pero la historia no perdona. Es hora de que toque fondo la crisis de decadencia del régimen priista y sus aliados. Es hora de que los mexicanos iniciemos un nuevo comienzo. Así sea.

Comentarios