Busca:
Síguenos:
Cultura y Coyuntura

Cultura y Coyuntura

Todas las maneras desesperadas para ganar la “voluntad popular” ya están operando de manera sistemática, sobre todo en los sectores urbanos empobrecidos y en las zonas rurales, donde se concentran las principales clientelas del PRI

¿Que se está preparando un fraude?

Algunos “analistas” y comentodólogos han afirmado, sin ningún pudor, que si el PRI y sus aliados están realizando actos de soborno, chantaje o coerción para obtener votos el día primero de julio, eso de ninguna manera es fraude electoral, sino solo “una anomalía”. Anomalía que las autoridades deben corregir, ya que un fraude solo se podría realizar al momento de la votación, por ejemplo, que sustituyeran tu credencial o que quisieran alterar el resultado una vez hecho el conteo de votos.

De ese modo, si el PRI o el PAN (y sus aliados) ofrecen, como ya lo están haciendo: dinero, obras, o equivalentes, para comprar votos, y prometen un mejor futuro con tarjetas que se canjean en el super si la gente vota por ellos, o condicionan los apoyos que da el gobierno (becas, PROSPERA, apoyo a adultos mayores, etc.), o de plano amenazan de que se les quitarán los financiamientos a proyectos productivos o perderán el empleo si no están con ellos -entre muchas otras linduras-. Eso, según esos “analistas”, no son parte de un fraude electoral sino solamente “anomalías”.

Esos semi-sabios niegan, aún ante la evidencia, que se ha estado fraguando un fraude (ahora de proporciones mayúsculas), y tratan de convencernos de que el momento de votar y de hacer el conteo es cuando podría darse esa posibilidad. Pero de inmediato argumentan que por ser “ciudadanos quienes están en las casillas y cuentan los votos”, entonces no habría por qué preocuparse ni por qué estar hablando de fraude electoral. Para ellos todo está bien.

Sin embargo, todas las maneras desesperadas para ganar la “voluntad popular” ya están operando de manera sistemática, sobre todo en los sectores urbanos empobrecidos y en las zonas rurales, donde se concentran las principales clientelas del PRI.

Pero ahora también quieren controlar las redes sociales. ¿Recuerdan que la empresa de Mark Suckerberg (Facebook) permitió que otra empresa, Cambridge Analytica, utilizara los datos personales de 87 millones de usuarios de Facebook en el mundo (entre los que se incluyen casi un millón de mexicanos), con el fin de intervenir sus cuentas con mensajes de tipo electoral acordes con sus rasgos de personalidad, gustos, miedos, dudas y maneras de pensar? Eso ya sucedió, como reconoció el dueño de Facebook, en las elecciones de E.U. y en el Brexit de Inglaterra. En México, se ha denunciado que el PRI pagó mucho dinero a Cambridge Analytica para tratar de influir en los usuarios, a su favor.

¿Pero entonces por qué les están saliendo mal las cuentas?, ¿por qué Meade no sube en las encuestas?, ¿por qué no les gusta a los mexicanos?

En realidad la causa principal de que el candidato priista vaya remando a contracorriente es que lleva en sus espaldas y tatuado en el rostro el peso y la imagen del gobierno de Peña Nieto, el peor gobierno de toda la historia de nuestro país. Su ineficiencia, su ignorancia, sus pifias, su plan de privatizaciones, sus excesos, la violencia y la impunidad imperantes, y sobre todo su corrupción y cinismo, hacen que José Antonio Meade no levante ni logre posicionarse en la mente de los mexicanos como presidenciable.

Ya la gente se está cobrando los agravios, que son muchos: los despojos de tierras, las mochadas a funcionarios para aprobar proyectos, el abandono del campo y la pesca, las campañas de desprestigio a las empresas e instituciones como Pemex, ISSSTE, IMSS o escuelas públicas, para luego privatizarlos. El mal uso de las pensiones de los jubilados, el desvío de recursos del fondo de vivienda de los trabajadores, las concesiones de tierras incluso zonas protegidas a las empresas mineras, los bajos salarios, la pérdida de derechos laborales, la exclusión de la marina mercante de las actividades económicas y comerciales de nuestro país, la protección a líderes corruptos y vendidos de sindicatos y centrales como el SNTE, el de PEMEX, la CTM, etc. La deuda externa que ha crecido hasta 9 BILLONES de pesos; la muerte de periodistas, de defensores de derechos humanos y de luchadores sociales, el contubernio con el narco que destruye la salud y la vida de miles de jóvenes que prácticamente se han quedado sin futuro.

En fin, no cabe duda, la decadencia del régimen actual hace que surja una nueva posibilidad de reconstruir al país. El partido que representa la esperanza de cambio es MORENA y el líder que encabeza las preferencias electorales es AMLO. Por ello, la posibilidad de que los privilegiados de siempre quieran atentar contra el torrente de cambio es real. ¿Lo lograrán?

La otra pregunta sería ¿En Sinaloa le alcanzará el efecto AMLO a MORENA y su coalición para ganar con mucho margen a los candidatos de las otras coaliciones? ¿Superará sus debilidades de estructura electoral y de ausencia de dirigencia formal para encauzar coordinadamente el proceso de lucha por ganar la entidad? Ya lo veremos. Por lo pronto ese joven partido sigue atrayendo a personajes importantes de la política sinaloense: Roberto el Güero Cruz, apoyará a MORENA en Ahome, Jaime Quiñones, ex líder magisterial de la sección 27 del SNTE decidió también apoyar a AMLO “por ser el único candidato que apoya a los maestros contra una falsa reforma educativa”.

En fin, a ver qué dice Andrés Manuel López Obrador en su visita a Mazatlán este 12 de abril de 2018 en los campos de la colonia Flores Magón.

Comentarios

Más de Columnas Política Estatal