Busca:
Síguenos:
Cultura Coyontura

Cultura Coyontura

El Poder Paralelo en la Sección 53 del SNTE

Entre el magisterio estatal de la sección 53 del SNTE se vive un clima de inestabilidad político-sindical. El pacto corporativo heredado del viejo sindicalismo de los años cuarenta del siglo pasado en México se está agotando. Dicho pacto que podría resumirse de la siguiente manera: “te gestiono en pequeñas dosis aquello a lo que tienes derecho, y a cambio me apoyas para ocupar puestos políticos con los cuales acreciento mi poder y mis ingresos, y a la vez le doy fuerza al sistema político imperante; así mi éxito lo podrás percibir como tu éxito”) va a la baja. En Sinaloa agoniza, después de casi 25 años de darle buenos dividendos al grupo “Encima” encabezado por Daniel Amador. Los maestros se le rebelaron.

Ese pacto del “toma y daca” se desequilibró ya que los líderes de la sección 53 del SNTE se sirvieron con la cuchara grande de la corrupción y dejaron los derechos de los profesores a la deriva o, de plano, los escamotearon y pisotearon, de tal forma que los maestros en junio del 2017 dijeron ¡basta! y se levantaron a luchar. Atiborraron el Congreso del Estado exigiendo que no se reformara la Ley de ISSSTESIN como proponía la cúpula sindical, con un aumento de 5 años más de trabajo para ejercer el derecho a la jubilación dinámica, ni que se les aumentara la cuota de ISSSTESIN en un 4% más de lo que ya pagaban. Pero lo más importante fue que reivindicaron su dignidad como personas, como profesionales y como sujetos con derechos laborales, sindicales y políticos.

Así surgió el Movimiento SOMOS + QUE 53 que incorporó cada día más demandas y exigencias al sindicato, a los legisladores y al gobierno, y que no ha parado de movilizarse durante casi ocho meses, al grado de que se ha convertido, aún sin estructura definida, en un poder paralelo al ostentado por la camarilla danielista.

La más reciente acción realizada por el M-53 fue su participación en las asambleas delegacionales para elegir delegados al Congreso Seccional (que luego nombrará delegados al 27 Congreso Nacional Extraordinario para sustituir al actual Secretario General del SNTE, al peñanietista Díaz de León. ¿Qué fue lo que sucedió en esas asambleas? Pues que la fuerza disidente puso a temblar a la estructura de poder del senador al superar en asistencia las asambleas en Escuinapa, Mazatlán, Los Mochis, el Fuerte, y poner en aprietos las asambleas delegacionales de los maestros activos en distintas partes del Estado. Los mayores escándalos se vivieron en las asambleas de jubilados, y el Estado Mayor de Encima (Daniel Amador, Silvino Zavala, Fernando Sandoval entre otros) prefirió usar diversas artimañas para suspenderlas. En varios puntos de la entidad la disidencia ganó las votaciones; en otras donde se suspendieron arbitrariamente las asambleas la oposición nombró a sus propios delegados; y en otras más a donde los líderes hasta enviaron porros armados con palos para amedrentar, el magisterio expresó su inconformidad poniendo en las papeletas de votación palabras como “DIGNIDAD” o “SOMOS+53”. Y todas esas escaramuzas se sumaron al desgaste de imagen y de consenso que ha sufrido el poder del priísmo magisterial.

¿Qué sigue? Preguntó un reportero a los maestros del M-53. De manera inmediata informar a los profesores de Sinaloa y del país la lucha justa que llevan a cabo en defensa de sus derechos. Asistir a Culiacán el día miércoles 24 de enero al Congreso Seccional a denunciar las trampas y la violencia cometidas en distintos puntos de la entidad por parte del grupo enquistado en el poder sindical. Asistir con un contingente de lucha al Congreso Nacional que se celebrará en Puerto Vallarta en febrero.

Pero algo que deberá valorar la disidencia magisterial de la Sección 53, si es que quiere derrotar definitivamente el poder danielista y ganar las elecciones para el nuevo comité seccional dentro de dos años es: organizarse, realizar un Congreso del Movimiento SOMOS+QUE53 y elegir un Comité Seccional paralelo que a través de la movilización y el trámite, ayude a gestionar la solución de la problemática de los profesores en los distintos niveles educativos y zonas del estado. Para ello deberá dotarse de oficinas, gestores y asesores legales y demostrar que se puede hacer un sindicalismo diferente recuperando la Sección 53 a favor de las bases magisteriales.

Los aires que se viven en el país son de cambio. Las viejas estructuras de las instituciones tradicionales creadas por el priismo durante más de 80 años entraron en crisis. Es hora de regenerarlas o sustituirlas definitivamente. A los maestros les toca hacer lo propio. Así sea.

Comentarios

Más de Columnas Política Estatal

Cultura y Coyuntura

Cultura y Coyuntura

COLUMNA CUARTO PODER

COLUMNA CUARTO PODER

Cultura y Coyuntura

Cultura y Coyuntura