Busca:
Síguenos:
Candidatos, casos de la vida electoral

Candidatos, casos de la vida electoral

Son las elecciones más importantes en la historia del país y los candidatos tienen para todos y todas

En los años de 1986, Silvia Pinal conducía el primer episodio del icónico programa “Casos de la vida real”, en donde mientras se daba lectura a las cartas de los televidentes, se representaba gráficamente la historia que continuaba siendo narrada por la conductora. Durante sus primeros años, se exponían temas alegres, no obstante con el pasar de los años y el aumento en el auditorio, las cartas comenzaban a tornarse oscuras y violentas, mismas que no dejaron de transmitirse en televisión abierta. Nada lejos de la telenovela electoral que se está viviendo en México.

En Sinaloa el proceso electoral inició como una historia amable, llena de promesas que los inocentes ciudadanos abrazaron de manera crítica, pues los contendientes por un cargo público eran los mismos de las elecciones anteriores y las anteriores y las anteriores. La gente se dio cuenta, opinaba y era imparcial, pero así como un réferi hace sonar su campana en un cuadrilátero de boxeo, o como un grupo de caballos ansiosos por emprender la carrera, se desbocó el caos electoral. ¿Qué pasó?

El primer ‘gallo’ fue Sergio Torres, del partido Movimiento Ciudadano, que a diestra y siniestra interpuso 41 demandas a los partidos de PAS, PAN y PRD. Sin decir agua va, la guerra de lodo se declaró inaugurada y esto rompió el hielo entre los demás contendientes que esperaban la menor provocación para pelear. Le secundó Mario Zamora, su homólogo de la coalición PRI-PAN-PRD, quien se dijo ser víctima de ataques en redes sociales y derivado de esto, los episodios de este drama telenovelesco dieron inicio.

En el escenario local, Jesús Estrada Ferreiro, candidato a la alcaldía de Culiacán en la coalición PAS-Morena, sacó a relucir una vez más su ‘folclórico lenguaje de carretonero’, mandando, vamos a decir, con su mamá, al candidato por la gubernatura del Estado, Rubén Rocha Moya, quien se mostró obviamente apenado e incomodado por el poco profesionalismo de su compañero de coalición.

Los escándalos fueron y vinieron, a cada acción que realizaba un candidato, el otro respondía, agudizando la tensión entre ellos, hasta que el día del juicio llegó; se anunciaba el primer debate entre candidatos a la gubernatura de Sinaloa, sin embargo poco faltó para que entrara en escena un réferi y le colocara guantes de boxeo a cada candidato. Aquél martes 27 de abril todos los candidatos se dijeron victoriosos, porque como dicen las abuelitas “el que tenga más saliva come más pinole”. Y así, como final de temporada en una serie dramática o en una telenovela mexicana en horario familiar, las aguas se amansaron pero no dejaron de ser turbias. Las respuestas de los sectores con propuestas hablan por sí mismos, dejando sin quórum las reuniones de algunos, como le pasó a Pucheta en su acercamiento a empresarios.

Sin mencionar las amenazas a candidatos a diputados y alcaldes en el centro y sur del Estado, que de manera misteriosa han renunciado a sus candidaturas tras haber interpuesto denuncias a la Fiscalía.

En fin, son las elecciones más importantes en la historia del país.

Comentarios

Más de Columnas Política estatal