Blue King es un pitbull al que su familia dejó en el refugio Carson Shelter de California, y sus nuevos guardianes se dieron cuenta de que el perro lloraba en su jaula, al sentir la ausencia de su familia. No quería comer y solo seguía llorando y mirando a través de los barrotes.