Busca:
Síguenos:
Entre Veredas

Entre Veredas

“El que niega el progreso es un impío; el que niega el progreso niega la providencia, pues providencia y progreso son la misma cosa, y el progreso no es más que uno de los nombres humanos del Dios Eterno”, Víctor Hugo

Mucho ruido… ¿muchas nueces?

POLITIZADO

El tema de los Útiles y Uniformes Escolares gratuitos ya está comenzado a sensibilizarse demasiado entre los docentes y los padres de familia, al saber que este programa no se aplicará de igual forma que el gobierno Malovista.

Y es que si se tiene memoria, el mismo exgobernador Mario López Valdez lo dijo en más de 10 ocasiones que la promesa de este proyecto era sólo elemento de campaña, pues no se pensaba utilizar, pero, se tuvo que hacer.

El nueve de agosto de 2011, este programa dio comienzo con una serie de pifias y errores que se vinieron dando a lo largo y ancho del estado. Nadie podía señalar que no era un programa noble, pero se empezó con errores, premiando a los amigos y cuates.

Más adelante este programa se amplió a los papeleros y textileros de Sinaloa, para que bajo un mismo formato se hicieran los uniformes y se dieran los útiles beneficiando al comercio local.

En este entonces, la inversión que se hizo, fue de 240 millones de pesos, son los que entregaron desde el primer año a la fecha, para esto, el precio de los uniformes era de 160 pesos más IVA en el preescolar, 170 pesos en primaria más IVA, en secundaria 190 pesos más IVA, esto obvio con precios al mayoreo.

Fue cerca de un millón 200 mil uniformes los que se entregaron en todo el estado, dos para cada uno de los alumnos, de todo el estado, en total 230 mil en preescolar, 660 mil para primaria y 300 mil en secundaria.

El programa se realizó con éxito, pero en términos era incosteable, pues los padres de familia, algunos, tuvieron que comprar un par de pantalones extras derivados de la mala calidad de los uniformes.

A esto se le debe de agregar que el ahorro de un padre de familia en los útiles escolares no era más que 120 pesos con los cuadernos que entregaban, en suma un padre de familia que gastaba 700 pesos lo podría invertir en otras cosas.

Pero, insistimos, esto abrió pie a que gente que no necesitara el uniforme, nos referimos a gente que no estaba inscrito, entre otros detalles más usará el vale o la preinscripción para poder adquirir su paquete.

De acuerdo con los detalles que se tienen, en este programa se detectaron desfalcos millonarios en los seis años que duró, por lo que ahora, que se están dando excepciones y que se cancela la entrega de útiles no debe de extrañar que pase, pues hay un desorden, deudas y falta de recursos.

Esto es más que pararse enfrente en el Congreso local, esto es más que declarar, pero sobre todo, tanto la gente, los comerciantes, los papeleros, los textileros, los maestros, padres de familia, y el gobierno tienen razón.

Lejos de hacer las críticas que no avanzan se deben de buscar los mecanismos para comenzar a operar, las acusaciones en los medios informativos no ayudan a nadie, al contrario tensan un programa que requiere recursos que no se tienen.

No sólo los padres de familia son prioridad, también los son los pueblos con sequía, también lo son los apoyos que se dan en esta temporada de la falta de lluvias, entre otras más.

Se pueden dar esperanzas de que se cumpliera un programa parecido a lo que se vivió en el anterior gobierno, pero es de sabios reconocer que si no se pudo, no se puede forzar a cumplir algo que estaba destinado a desaparecer.

NOMBRAMIENTOS

A nadie le gusta que el gobierno comience a solicitar créditos, tan sólo la pasada administración fue criticada por negociar la cuenta pública de Jesús Aguilar Padilla con el préstamo de los dos mil 600 millones de pesos que desaparecieron como por arte de magia.

En el caso de Mazatlán, como ocurrió ayer, la gente se tensa cuando sabe que un gobierno comienza a solicitar un préstamo de 40 millones de pesos, que si bien son para una obra necesaria, son recursos que pueden ser necesarios o innecesarios, esto el tiempo lo dirá.

El que el gobierno de Fernando Pucheta autorizara sólo con la negativa del regidor de Morena el préstamo para la construcción del rastro TIF enciende los focos rojos por todo lo que ha ocurrido con los dichosos préstamos.

En Mazatlán todavía la gente tiene fresco el ímpetu y aferración que tuvo el ex alcalde Carlos Felton para solicitar 100 millones de pesos para la compra de vehículos y patrullas terminó costándole el repudio de la gente.

En el caso del gobierno de Fernando Pucheta se corre el mismo riesgo si con el tiempo no se justifica la aplicación de este recurso la gente le puede pagar con la misma moneda.

Pucheta ha señalado que será un gobierno de manos limpias, ésta, sin duda será un buena prueba para demostrarle a los mazatlecos, si, una vez que se lo apruebe el Congreso, este préstamos, se aplica de manera transparente.

El tema de los empréstitos es una papa caliente. Una prueba de fuego para Pucheta, de demostrar lo que siempre ha señalado, ser una persona limpia y sin mañas que no busca enriquecerse.

LLAMADO

Luego de lo ocurrido en el Congreso local donde circuló un video donde, la verdad por más que lo vimos no observamos nada, el diputado Carlos Montenegro le dice algo a la diputada Maru Medina y se comenzó a circular con un “arremangón” fue desmentido por ambos legisladores.

Pero si apreciamos algo, si bien Montenegro llegó por la vía de mayoría a su curul, el legislador, se la pasa de un lado a otro “cotorreando” con sus compañeros, a otros diputados les pica las costillas, les bromea, etc, en fin, mientras los diputados están leyendo los dictámenes el señor se pasea como “Juan por su casa” en el pleno.

Y como que es muy feliz pues no le vemos que se le caiga su blanca dentadura siempre al anda enseñando, con o sin bigote se pasea con sus guayaberas de más de 3 mil pesos.

Sinceramente, diputados como este no son necesarios en el Congreso local, pues no aportan nada a lo que verdaderamente necesita el estado. Montenegro debió haber competido para diputado federal, allá con 499 legisladores pudo haber hecho lo mismo sin que nadie le dijera nada, menos observado. La mejor recomendación para Carlos Montenegro es: ¡Ponte a trabajar!

[email protected]

Facebook: Entreveredas

Twitter: @PeriodistaMarco

Comentarios

Más de Columnas Política Estatal

Entre Veredas

Entre Veredas

Entre Veredas

Entre Veredas

Entre Veredas

Entre Veredas